Centro de Documentación “Fernando Hoyos, S.J.”

Biblioteca “Dr. Isidro Iriarte S.J.”

En el suelo: Jon Bilbao, Enrique Corral y César Jerez; sentados en el banco: Napoléon Alvarado, Ricardo Bendaña, Juan Hernández Pico, Ricardo Falla, Juan Ramón Rafael Soriano, Fernando Hoyos y Alfonso Javier Tocino.
Fuente: archivo fotográfico Ciasca.

Bienvenidos

Presentación

El Centro de Documentación “Fernando Hoyos S. J.” de la Biblioteca “Dr. Isidro Iriarte S.J.”, está conformado por el Archivo y la Biblioteca del Centro de Investigación y Acción Social de Centroamérica (Ciasca).

El material documental del archivo, legado histórico del padre Ricardo Falla, compila los archivos personales de los jesuitas Fernando Hoyos, César Jerez, Carlos Cabarrús, Ricardo Bendaña, Jon Bilbao, Jesús Ángel Bengoechea, Miguel Elizondo, Xabier Gorostiaga, Juan Hernández Pico y documentos propios del Ciasca, así también el de Jesús Rodríguez Jalón, que no fue miembro del Ciasca pero que colaboró con importante información del Darien.  El archivo más voluminoso es el de Ricardo Falla que reúne documentos personales, artículos, cuadernos de campo, diarios, cartas, testimonios y otros.

Historia

En 2021 recibimos el acervo de la biblioteca de Santa María Chiquimula para incorporarla a las colecciones del Centro de Investigación y Acción Social de Centroamérica (Ciasca) en las colecciones de la Biblioteca Dr. Isidro Iriarte S. J., e integrarla como la colección “Fernando Hoyos”.

En 2022, se recibieron cajas conteniendo los documentos del archivo, aún está pendiente de trasladar material de valor histórico ubicado en Santa María Chiquimula y es posible que familiares de miembros del Ciasca donen valiosos documentos que aún conservan en su haber.

¿Quién fue Fernando Hoyos?

Fernando Hoyos Rodríguez, S. J., fue un sacerdote jesuita español que sirvió como misionero en Guatemala, nació en Vigo el 24 de marzo de 1943, murió en Huehuetenango el 13 de julio de 1982.

Ingresó a la Compañía de Jesús en 1959. En 1967, fue destinado como misionero a la Provincia Centroamericana y en 1970 fue trasladado a Guatemala.   Poco tiempo después, junto a su amigo Enrique Corral inició campañas de alfabetización en Huehuetenango. A partir de 1973, se incorporó a la comunidad jesuita de la zona 5 que realizaba trabajo pastoral entre los sectores populares desde la óptica de la teología de la liberación.


Tareas archivísticas

Se inició con la extracción de los documentos que se encontraban en las cajas recibidas, posteriormente se les colocó en un área destinada para realizar las funciones archivísticas respetando el orden de los folders y sobres que los contenían, algunos de ellos tenían un título en la cubierta. Se procedió a la conservación de los ítems limpiándolos y retirándoles los elementos ajenos como: clips, grapas, forros plásticos, etc. que afectaban su preservación. Asimismo, se procedió a hacer el cambio de folders y sobres por nuevos, identificándolos con la inscripción original.

Paralelamente se empezaron a realizar las tareas de organización y clasificación primaria que, por tratarse de un archivo personal y por las particularidades en las que se encuentran escritos, apuntes, fotocopias, separatas y otro tipo de documentos relacionados históricamente, se respetó el orden físico y se procedió a registrar las características en un cuadro de clasificación en formato Excel® en el que se tiene acceso por búsquedas concretas.

Para distinguir lo que eran las colecciones de los jesuitas, se agruparon los documentos de Bendaña, de Bengoechea, de Jon Bilbao, de Carlos Cabarrús, de Miguel Elizondo con los de Fernando Hoyos, que son apuntes de clase como estudiante, notas, apuntes manuscritos y mimeografiados de “teología de la liberación”.

Para la instalación de los documentos ya ordenados, y procurando su protección, se utilizaron archivadores provisionales con su respectiva señalización, la cual consiste en etiquetas adheridas a folders y documentos.

Parte de la documentación se albergaba en cinco archivadores metálicos en carpetas colgantes, la mayoría de los documentos se habían deteriorado a causa del peso, por lo que se procedió de la misma manera que con los documentos recibidos en cajas, eliminando el material de oficina: clips, grapas, forros plásticos, etc. que afectaban su almacenamiento, así también se realizó el cambio de folders y sobres por nuevos, identificándolos con la inscripción original. Se dejaron dentro de los mismos respetando el orden de los folders y sobres que los contenían originalmente, algunos tenían un título en la cubierta.

El Archivo se ordenó convenientemente, siendo una tarea ardua por la gran cantidad de documentos existentes; sin embargo, dado el volumen y los contenidos, la clasificación temática queda pendiente para posteriores trabajos.

Otros informes

Informe traslado archivo Fernando Hoyos, S.J. a Biblioteca San Francisco de Borja, S.J.